Matías Rodríguez: La pelea con el intendente, qué declaró su esposa, y cómo fueron sus últimas horas

Para la Justicia casi no hay dudas de que se trató de un suicidio, pero hay varios puntos sospechosos sobre el trágico final del senador. El intendente de Ushuaia aún no fue llamado a declarar y no fue a votar el domingo. Por qué investigan a los custodios y una valija que desapareció.

Tierra del Fuego 28/10/2023 19640 Noticias 19640 Noticias
Senador Matías Rodríguez
Matías Rodríguez: La pelea con el intendente, qué declaró su esposa, y cómo fueron sus últimas horas

En estas horas las miradas apuntan al trabajo judicial por la celeridad del proceso y por algunos puntos oscuros en la trama que llevaron al abrupto desenlace a partir de una nota del senador que revela una relación entre su ex esposa y su amigo, el intendente de Ushuaia.

Hay varios ejes que despiertan sospechas: la autopsia arrojó que Rodríguez tenía golpes en todo el cuerpo. ¿Fueron producto de su pelea con el intendente Walter Vuoto la madrugada anterior o posteriores? Esa es una de las preguntas sin respuesta. Otro es que uno de sus custodios declaró haberle llevado una valija roja que no fue encontrada en el domicilio donde apareció muerto. ¿Qué tenía en su interior? La Justicia decidió allanar el miércoles la casa de ambos policías que custodiaban a Rodríguez pero no encontraron la maleta.

También surgen interrogantes sobre la secretaria de Rodríguez. Fue al lugar alertada por el psiquiatra del senador, dado que estaba transitando una crisis nerviosa, pero al no ser atendida se retiró cómo si nada pasara y nunca intentó forzar la puerta.

En la causa declararon, hasta el momento, la esposa de Rodríguez, Laura Ávila; los dos custodios del político Horacio Leguizamón y Alberto Miño; su exsecretaria Valeria Aciar -prima de Ávila, su ex esposa-; y el psiquiatra Elías Hamra, médico del hospital Moyano que atendía al militante de La Cámpora desde hacía dos años.

Pero la Justicia no descarta citar a Vuoto, el intendente de Ushuaia, que tuvo una pelea con Rodríguez la madrugada del día de su muerte.

Pelea en la madrugada: el relato de su expareja

El 19 de octubre prestó declaración testimonial en la causa Laura Ávila, esposa de Rodríguez. Confirmó que la pareja estaba separada desde mayo y que habían tenido otro distanciamiento previo. Aseguró que su ex no aceptaba que su matrimonio se había terminado y que por todos los medios intentaba retomar la relación entre ambos.

La expareja del senador contó cómo habían sido los últimos encuentros con Rodríguez. Dijo que se habían cruzado en el desfile por un aniversario de la ciudad de Ushuaia, el jueves 12. También relató que el domingo a la madrugada coincidieron en la cena de antiguos pobladores, evento muy tradicional de la ciudad, donde él la saludó por su cumpleaños y el día de la madre. Ese mismo día almorzaron con familia y amigos por el día de la Madre y estuvieron reunidos hasta las 19.

Luego, cómo el lunes charlaron por WhatsApp en grupos en común y el martes 17 de octubre se encontraron en el acto por el día de la Lealtad Peronista, pero no tuvieron mucho contacto.

Según su relato, el miércoles 18 de octubre Rodríguez empezó a llamarla en reiteradas oportunidades a las 5:32, pero ella no le contestó. Aseguró en su declaración que advirtió que mediante el buscador de Iphone, un programa de Apple que permite geolocalizar dispositivos vinculados a una cuenta, él estaba rastreando su ubicación. Ella se encontraba en la casa de Vuoto, el intendente.

A las 5:40, estando en la casa del intendente, escuchó que alguien tocaba la puerta. Desde la habitación, ubicada en el primer piso de la propiedad, oyó que era su expareja, por su tono de voz, y acto seguido los forcejeos con Vuoto. Ávila relató que tras eso Rodríguez rompió la puerta del cuarto y trató de ingresar por la fuerza. Ella le pidió que se calmara e intentó que no ingrese. Él reaccionó, la corrió a un costado y entró. Detrás suyo venía el jefe comunal para sacarlo de ahí.

Volvieron a trenzarse en una pelea, ella quiso meterse a separarlos para evitar que la situación se agravara y fue cuando Rodríguez cayó al piso y se golpeó con la puerta. Al incorporarse, notó que él tenía un corte en la ceja izquierda y había manchas de sangre en el lugar.

Logró hacerlo salir de la habitación, lo llevó hasta el hall de ingreso y cerró la puerta de la casa. Fue entonces cuando llamó a uno de los custodios del senador, Alberto Miño, para que fuera hasta el lugar, pero antes llegó un colaborador de Vuoto, llamado Carlos, y juntos lo llevaron a la casa de Ávila.

Hasta allí llegaron luego ambos custodios de Rodríguez, que permanecieron junto a ellos, ya que Ávila entendió que la situación no permitía que ambos quedasen solos. Eran las 8 de la mañana. Fue entonces cuando él -según el racconto de la concejal-, empezó a cuestionarle su vida privada, y le preguntó si tenía una relación sentimental con Vuoto. Ella le confirmó que sí. Él quiso saber desde cuándo. Ella le respondió que ellos ya estaban separados y que esa pregunta no correspondía.

A las 10:50, el senador dejó la casa de Ávila con uno de los custodios. Ella cree que era Rubén, porque tenía un turno médico con un dentista que era cirujano maxilofacial, para hacerse la sutura en su ceja. El horario coincide con lo declarado por Leguizamón, que aseguró haber conducido a Rodríguez al Centro Odontológico Andino a las 11 de la mañana para luego, a las 11:45, llevarlo a su casa, donde se había mudado un par de meses atrás, tras su separación de Ávila.

A las 16:30 Ávila fue otra vez a la casa de Vuoto. A las 18:05 recibió un llamado de su expareja, pero no lo atendió. A las 18:06 Rodríguez envió al grupo de WhatsApp que tiene con ella y sus dos hijos un mensaje emotivo en mayúsculas que le llamó la atención. Una suerte de despedida.

Al ver eso, ella empezó a llamar a Rodríguez reiteradas veces. A las 18:18 dejó la casa de Vuoto, a las 18:25 y 18:26 buscó contactar a su expareja pero él no la atendió. Un minuto más tarde, a las 18:27, llamó al custodio Miño para que fuera a ver a Rodríguez. Él respondió que estaba yendo, y de fondo se oía un grito, relató Ávila.

Presumiendo que algo extraño había pasado, fue con su hijo mayor a la casa del senador con urgencia. Cuando llegó vio a ambos custodios fuera de la casa con otra persona. Le preguntó a Miño qué había pasado y él le dijo que Rodríguez "se había matado" y no le permitió ingresar a la casa. 

El llamado del psiquiatra y una valija que desapareció

La declaración de los custodios del senador Rodríguez y de su secretaria despertaron dudas en la investigación judicial, sobre todo en torno a una valija roja que su secretaria guardaba en su casa y fue llevada al domicilio del dirigente camporista por uno de sus custodios horas antes del trágico desenlace.

Leguizamón declaró que a las 16 horas del miércoles 18 de octubre, día de la muerte de Rodríguez, Miño le indicó que tenía que buscar una valija en la casa de la sobrina de Laura Ávila, Valeria, secretaria del jefe de ambos. Ese dato fue omitido en su declaración por Miño y la valija, del tamaño de un carry on, que estaba cerrada con candado, nunca apareció en el domicilio del fallecido.

Aciar contó que vio a Rodríguez. Le había pedido cerca de las 12 del mediodía suspender su agenda de actividades porque se sentía mal físicamente y un poco enfermo. Luego dijo que lo vio personalmente cerca de las 16:30 cuando le pidió que fuera hasta su casa. Él la atendió en la puerta de su residencia, que charlaron un breve momento. Se lo veía, según declaró, triste, que se podía observar en su semblante físico y en su expresión.

Ella intentó levantarle el ánimo, le pedía que no diga frases como esa, y le transmitió que contacte a sus custodios para que buscaran la valija roja, cerrada por un candado numérico, que ella tenía guardada en su casa como un favor al senador, para que se la lleven a su domicilio. Esa fue la última vez que lo vio en persona.

A las 16:36 ella llamó a Miño por la valija. Él respondió que Leguizamón era el que estaba de guardia y que él iba a ir por ese objeto. A las 16:47, casi diez minutos después, el custodio que estaba en funciones retiró la valija y se la llevó al senador. Él lo recibió desde la puerta, estaba hablando por teléfono, tomó la valija y se despidió. El custodio, entonces, abandonó el lugar.

A las 17:11, lo que para los tres parecía ser un día normal, más allá del ánimo del senador, cambió. Aciar recibió una llamada de WhatsApp del psiquiatra de Rodríguez, el médico Hamra, que le pidió que alguien de confianza fuera a estar con Matías, que estaba en una urgencia y no podía estar solo.

La orden del psiquiatra fue clara: Rodríguez no podía quedarse solo, alguien debía quedarse con él todo el día.

Menos de 30 minutos después, a las 17:37, el psiquiatra volvió a llamarla. Insistía que era urgente que alguien fuera a estar con Rodríguez, que algo grave podía pasar. A las 17:50, casi 15 minutos después de eso, ella llamó al senador dos veces. La primera no obtuvo respuesta. La segunda, a las 17:53, él la atendió y le dijo que quería descansar y dormir un rato.

Eso, explicó, le llamó la atención, ya que el propio Rodríguez la había citado una hora antes. Sumado a los llamados del psiquiatra y el estado anímico de su jefe, a las 17:54 llamó al custodio Miño y le dijo que tenía varias llamadas del médico.

Miño le dijo que ya estaban ahí con Leguizamón, pero que nadie los atendía. Les reclamó que tiraran la puerta abajo si era necesario y el custodio le pidió que fuera hasta allí ya que ella tenía poseía una llave para abrir.

A las 18:11 volvió a llamarla el psiquiatra Hamra para insistir en su pedido urgente. Ella supuso que Rodríguez había atentado contra su vida, se lo preguntó a los custodios y ellos se lo confirmaron. El senador estaba muerto.

En los testimonios aparece una diferencia temporal entre lo declarado por Aciar y los custodios. Ella dice que a las 18:15 llegó al lugar y los custodios ya habían encontrado muerto al joven dirigente. Miño asegura que ambos arribaron a las 18:20, es decir 5 minutos después de lo declarado por Aciar y que recién a las 18:24, tras no recibir respuesta al timbre, él llamó al senador y no obtuvo respuesta, entonces volvió a llamar a la secretaria.

Tanto Ávila como ambos custodios de Rodríguez confirmaron que tenía licencia de portación legal de armas y poseía al menos cuatro registradas. Una pistola marca CZ Shadow, dos revólveres, y una pistola Sig Sauer.

El senador dejó una carta de despedida escrita a mano y no tres como se había dicho en un principio. En medio de un total hermetismo, el custodio de Walter Vuoto, Carlos, que habría sacado al senador de la casa del intendente, fue citado por la policía en la semana para dar testimonio pero se negó a declarar.

Los dos custodios de Rodríguez quedaron bajo investigación por una serie de contradicciones en sus testimonios. Todo en medio de un fuerte reclamo de dirigentes políticos, tanto del oficialismo como de la oposición, para que se avance en la investigación del trágico final del senador nacional.

Fuente: Clarín

Te puede interesar
Muerte Argentinos en México

Murieron cinco argentinos en un choque frontal en México

19640 Noticias
Mundo 19/02/2024

El siniestro ocurrió entre una camioneta en la que viajaban siete ciudadanos argentinos, y una van de turismo, en el tramo carretero Puerto Aventura-Tulum, parte del corredor turístico Riviera Maya-Cancún, del estado mexicano Quintana Roo.

Martínez Sosa Banner

Lo más visto
Femicidio Zoe San Luis

Joven que vivía en Ushuaia fue detenido por femicidio en San Luis

19640 Noticias
País 22/02/2024

Fuentes de la investigación y el abogado de la familia dejaron trascender que Zoe Pérez fue apuñalada y que probablemente también padeció un ataque sexual. Uno de los detenidos es un hombre de 30 años apodado “El Gringo”, quien vivió en Ushuaia años atrás donde ya había sido detenido.

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email